Mi LinkedinMi TwiterMi FacebookRSS de las notas
Pablo Córdoba, tu amigo escritor.
Pablo Córdoba, tu amigo escritor.

Una Amiga en el Cielo

por Pablo Córdoba

Era el último día del 2005, tenía que hacer un llamado por eso fui hasta mi oficina. Al levantar el tuvo encuentro un mensaje en el contestador:
-“Pablo, te habla el hermano de María Pía para avisarte que Pía ha fallecido.

No pude continuar con mi trabajo. Sentí un fuerte dolor en el pecho, mis ojos se llenaron de lágrimas. Sentí mucha impotencia. Volví a casa con los ojos mojados y el corazón oprimido. Le conté a mi esposa y lloré con ella.

Todo comenzó con ¡Seguí Remando! mi libro que habla sobre el dolor. Luego hicimos amistad mientras recibía su medicación en el hospital. Llegué a conocer su corazón, escribió una carta a la niña que fui para el blog y bosquejamos las charlas que daríamos a los jóvenes cuando se curara totalmente…

Pía es parte importante de este proyecto. Hizo posible con sus oraciones y la ofrenda de sus dolores este sitio web, inspiró el espacio Solteros que buscan y se dejan encontrar, fue promotora de la traducción de mis libros y del sitio, de las gestiones para su futura edición en los EE.UU. y hoy… me sigue ayudando desde el Cielo.

Mucho de Ustedes la conocieron a través de su carta, rezaron por su salud. Rosymar la contactó por mail e hicieron una amistad que pudo más que la distancia, Gabriel la llevó en su cuaderno a la Virgen…

En mi última visita al Hospital, María Pía, se sacó el respirador y me pidió que me despidiera de Ustedes, que le agradeciera sus oraciones. Me dijo que los quería mucho aunque no los conociera. Se comprometió a interceder por Bendiciones y Gracias desde el Cielo, para sus amigos de esta web.

No pude quedarme en casa y viajé para despedir sus restos. Su velorio estuvo matizado de una serena alegría. Tuve la suerte de despedir en su nombre a familiares y amigos, de rezar con ellos el Rosario y darle un último beso de agradecimiento por su amistad y por su ejemplo de entrega.

Aquello no parecía un velorio. Sino una reunión de gente joven que alrededor de una entrañable amiga, cantaban su canción preferida y celebraban la Vida. Pía nos acariciaba con su sonrisa desde el Cielo. A su lado estaba Jesús, su querido Esposo.

La conociste por su carta, te emocionaste por su dolor, rezaste por ella… Sin saberlo te hiciste amigo de María Pía. Ella ahora quiere agradecerte tu amistad y tus oraciones intercediendo por ti en el Cielo. Desde allí va a pedir Gracias y Conversiones para tu corazón y tu familia.

Te pido que sigas rezando, que ofrezcas Misas por su eterno descanso y, que te confieses cuanto antes, para poder recibir las Gracias y bendiciones que Pía pedirá para ti a su Esposo Eterno.

Este es el modo de compartir los mejores deseos para este año que comienza con una Nueva Amiga en el Cielo. Que Dios te bendiga, Pablo Córdoba.

Quiero ser parte de esta web y hacer una donación para su difusión

Mira lo que han comentado.

  1. Por Rosymar
    El 2 de enero de 2006 a las 17:21

    Pablo, que sorprendida estoy con esta noticia, ni siquiera se me pudo dar el poder hablar con ella por telefono, porque con tantas cosas pasando en mi vida en estos momentos, se me hizo imposible, hablarle por telefono, cuando abri la pagina y vi este mensaje se llenaron los ojos de tristesa y llanto a la vez, sabia que esta mal pero tenia esperanza de que saliera de eso, pero al mismo tiempo, siento alegria, aumque parezca contradictorio lo que estoy diciendo, pero siento alegria porque se que donde Pia esta, esta mejor, porque esta en donde no hay dolor, ni sufrimiento, ni enfermedad, ni nada de eso, simplemente esta donde hay un amor inmenso, como es el de Jesucristo, como dices tu en tu escrito, no conocia a Pia personalmente, pero si sentia por ella un gran aprecio y cariño, a pesar de no haber tenido mucho tiempo para entablar mas esta amistad, desde aqui mi mas sentido pesame a su familia, y un agradecimiento muy grande a Maria Pia, por haberme brindado su amistad, siempre te tendre Presente y te quiero mucho.

  2. Por Pablo Córdoba
    El 3 de enero de 2006 a las 15:14

    Nombre: luciana
    E-mail: lucycarrizo@hotmail.com
    Fecha: 03/01/2006 14:47:47;

    hola pablo, tuve el gusto de conocer tus libros gracias a una amiga en comun MARIA PIA, y pude conocerte personalmente este sabado que paso. Te cuento que conozco a Pia desde que naci, si hace 27 años gracias a que su mamá cr istina es mi madrina de bautizmo y mi madre es la madrina de su hermana melliza, realmente siento un dolor inmenso en mi alma por la perdida de un amiga y familiar del corazon ( porque asi nos decimos con ani su hermana menor, ya que no somos familiares de sangre, nuestro corazon elige que seamos familia de amor) y la verdad que se me cruzaron un monton de preguntas por mi mente, senti la impotencia más grande y dolorosa del mundo desde el momento que me entere de su enfermendad, pero este sabado ella me dio el ejemplo mas grande que me pudieron dar, su fuerza y su ganas de vivir y su entrega a DIOS. No se, sera como vos lo describiste, esa sensacion de serenidad que habia en el velorio, y despues en el cementerio cuando todos cuando ella iba pasando le arrojamos flores de colores y la saludamos con un fuertisimo apluso, y la razon por la que te escribo es para agradecerte muchisimo todo lo! que vos y la gente izo por ella, ella los queria y quiere un monton….solo pido que sigan apoyando a su familia y de nuevo muchas gracias, luciana

  3. Por Pablo Córdoba
    El 4 de enero de 2006 a las 9:14

    Yo conoci a Pia, y me duele mucho su ausencia, era una persona extraordinaria, y yo la queria muchisismo. se que ahora estara tranquila y sin dolor, solo quiero decirle que la extraño mucho.

    Comentario por Rocio Mena — Enero 3, 2006

  4. Por Oscar
    El 4 de enero de 2006 a las 14:48

    Hola, quiero agradecer a todas las personas que estuvieron junto a Pìa, tanto fìsicamente como espiritualmente, en todos los momentos, en los de sufrimiento y dolor y tambien en los de alegrìa, reconciliaciòn y porque no aprendizaje, Pìa tuvo que aprender, entre otras cosas, a convivir con una enfermedad y un dolor que nunca nadie espera, pero a la vez ella nos enseñò a amar y a compartir un montòn de cosas en situaciones que tampoco nunca nadie espera…
    Tengo que agradecer tambièn a todas las personas que se acercaron a darle el ùltimo saludo porque fuè algo emocionante ver esas muestras de afecto y amor hacia ella, con palabras y con canciones tambièn, algo tuvo que ver Pablo Còrdoba y Corina Viola en eso, pero es seguro que Pìa desde mas arriba estaba guiando todos sus moviemientos.
    Pablo, lamento el momento en que nos tuvimos que conocer pero todo es por algo no?, y Pìa que puedo decir de ella, que no fuì un ejemplo de hermano, a veces uno se aleja de los seres mas cercanos, quizà debido a esa intensa cercanìa, no lo sè, y no tendrìa que ser necesario que sucedan cosas tan duras para darse cuenta de lo que uno tiene al lado, ese es mi pecado, alejarme, pero, Pìa me encantò haber estado a tu lado en estos momentos, me encanta que seas mi hermana y me hubiese encantado conocerte…..gracias

    Oscar Alessio – alessiooscar@hotmail.com

  5. Por Pablo Córdoba
    El 5 de enero de 2006 a las 9:34

    Lucy:

    En mi corazón perdura el dolor. Me resulta difícil retomar mi actividad diaria. Muchas cosas de mi sitio me remiten a Pía y el dolor se renueva.

    Gracias por compartir conmigo y mis amigos de la web el adios a Pía, las flores, los aplausos… cuanto me hubiera gustado estar entre ustedes.

    Pero nuestro dolor no puede ser un dolor en vano. Es un dolor matizado de esperanza y de mucha serenidad. Sentimos en nuestro corazones que Pía está con el Señor. Tal como le dije a su hermana melliza, Pía encontró el amor se su vida y se entregó a Cristo. Me gusta decir que se casó con Cristo. Ahora está junto a su amado y eso, pese a tanto dolor, nos despierta una serena alegría.

    Estoy muy agradecido por mi amistad con Pía y en especial la suerte de haber estado en su velorio compartiendo con sus amigos el Santo Rosario. Ese fue el momento más importante de todos: la oración de todos por el eterno descanso de su sonrisa.

    Te pido invites a tus contactos de mails a visitar mi sitio para que ellos conozcan a la Pía y para que más y más personas se sumen en oraciones y Misas por su eterno descanso. Estoy convencido que esto es lo mejor que podemos hacer por nuestra tan querida amiga.

    Por favor te pido me mantengas informado de todas las novedades y acontecimientos. Estoy seguro que Pilar recibirá muchas bendiciones de la Pía y quiero ir poniéndolas todas en mi sitio. Ella ocupa un lugar muy importante en mi web y es la nueva MEDIADORA en el Cielo.

    Pilar ocupa un lugar muy especial en mi corazón y tengo una deuda de agradecimiento con Ustedes por eso quiero volver.

    Siento mucho dolor por su partida por eso te pido me hagan un lugar entre sus amigos y nos mantengamos en comunicación. Ya leíste la carta publicada en mi sitio de la Pía? Está en Texto de lectores y amigos. Hay más sobre ella en Pedidos de oración y estoy seguro que los testimonios irán creciendo.

    Muchos en Pilar me dijeron gracias. El agradecido soy yo. Como dije en su velorio, todas las palabras de agradecimiento son para la Pía por que de su mano llegarán a Dios. No debemos olvidar que todo lo bueno viene de Dios y cuando hacemos algo bueno lo estamos haciendo gracias a Él.

    Una alegría saber de vos y de haberte conocido personalmente. Aunque no pudimos hablar, ya lo haremos en otro momento, Pablo Córdoba.

  6. Por Pablo Córdoba
    El 5 de enero de 2006 a las 9:36

    Hola Pablo! muhas Gracias por responder a mi carta, yo vivo en España. y me dio mucha pena no poder haber estado en Cordoba para despedir a pia, porque yo la queria mucho. la conoci cuando fui a pasar unas vacaciones en su casa, poruqe Oscar el hermano de Pia era mi novio. asi que la unica manera de compartir mi dolor , fue escribiendo en la pagina donde Pia me habia comentado via mail alguna vez que escribio una carta. de nuevo gracias por responderme , y sobre todo en estos momentos que me sentia tan triste y sola.

    Un saludo, y suerte en este nuevo año.

    Rocio-

  7. Por Pablo Córdoba
    El 5 de enero de 2006 a las 9:50

    Amigo Oscar:

    Nada de culpas. Nada de resentimientos por aquello que no hicimos. Estuviste siempre cerca en el corazón de Pía y, ¡Siempre lo estarás!

    Como dije en el día de su despedida, Pía estaba muy orgullosa de su hermano mayor. Muy orgullosa y no guardaba ningún rencor. Todo lo contrario. Ella quería lo mejor para sus hermanos: la conversión de sus corazones a Cristo.

    El vínculo de amor no se pierde con la muerte. No se acaba con ella, continúa, de una manera diferente, pero no se corta.

    Ahora tienes nuevas oportunidades para expresar tu cariño por ella y tienes muchas cosas por delante por vivir ofreciéndolas por la Pía.

    Te invito a que busques en tu casa el libro ¡Segui Remando! el que yo le regalé a Pía. Allí encontrarás muchas respuestas a las preguntas que tu corazón te está haciendo en estos momentos. Será un medio para conocer un poco más a la Pía.

    Te dejo un fuerte abrazo, muy agradecido por el modo en que mantuviste al tanto de los acontecimientos, Pablo Córdoba.

  8. Por Pablo Córdoba
    El 1 de febrero de 2006 a las 10:29

    Amigo Pablo:

    Seguramente no te acuerdes de mí, mejor dicho, ni sabrás quien soy. Te conocí en un momento muy especial mezclado con muchísima tristeza y paz, por mi parte sentía la impotencia de no poder comprender porque las cosas tenían que suceder así, tan joven, tan hermosa, siempre buscando la excelencia como dijo su madre, y un “huésped” como solía decir impensado al cual combatió como solo ella lo podría hacer.

    En este momento vienen a mi cabeza los hermosos momentos en los cuales el factor común era la alegría y felicidad de encontrarnos todos reunidos, niños, jóvenes y grandes en una enorme mesa de verano, dentro de una vieja colonia de vacaciones que nosotros utilizábamos como nuestro hogar de veraneo en medio de la naturaleza, que solo las sierras de nuestra Córdoba nos pueden brindar, donde el mediodía no tenia fin, y las tardes eran aromatizadas con el aroma que solo se puede lograr por la unión de ser tan amigos.

    Recuerdo aquellas noches donde las estrellas estaban al alcance de la mano y a la hora de cortar la luz el oscuro pasillo albergaba nuestros sueños de niño de poder escalar la montaña más alta.- Éramos tan unidos. . .Ahora en mi juventud adulta todo se encontraba empañado de tristeza. ya no éramos tan unidos, algunos jóvenes ya no están.

    Levanto la vista y vuelvo a ver aquellas personas que me hacían tan feliz, hoy con rostro de tristeza y no lo puedo cambiar. Unidos nuevamente pero para despedir a otro ser querido, a una de las niñitas mellizas que peinaba su cabello rubio largo en esos inolvidables atardeceres.

    Sentía tanta injusticia. . .hasta que escuche una vos de una persona que hasta ese momento no conocía. Él era el encargado de transmitir los mensajes de esa niña transformada en joven y ahora en ángel a su Familia y seres queridos. Allí pude comprender la gracia de Dios y cuanto ella se había preparado para su encuentro.

    Ahora antes de dormir, acostado en mi cama, rezo para que el Señor nos siga alumbrando, por esa niñita y por todos, aquellos que me hicieron tan feliz y que hoy no están, por lo que están y los que vendrán y por sobre todas las cosas para aquellos que necesitan encontrar la paz en el Señor.

    Hoy, estoy seguro, que esa niñita esta junto al Señor, cuidando a sus seres queridos y esperando con su hermosa sonrisa el momento que Dios nos vuelva unir en esos atardeceres de verano y vivir así el tiempo más hermoso.

    - PD: Haaa!!! me olvidaba, yo si la conocí con su linda sonrisa y cabello rubio largo.- un abrazo.- Bochi. – Pilar Cba -

    E-mail: bochi_515@yahoo.es

  9. Por Pablo Córdoba
    El 1 de febrero de 2006 a las 10:47

    Amigo Bochi:

    Tal vez no recuerde tu rostro, pero me siento amigo tuyo porque me soy amigo de los amigos de la Pía.

    Demoro en responderte porque aún me duele su “ausencia”. Todos sentimos tristeza y paz en nuestros corazones al mismo tiempo.

    Pareciera que el crudo invierno de la muerte quiere borrar aquellos bellos momentos que compartieron en verano… pero no podrá!. Tal como le gustaba pensar a la Pía: el invierno guarda en su corazón las semillas de la primavera.

    Esta es nuestra esperanza: Saber que las semillas que Pía dejó en nuestros corazones traerán las flores nuevas. Flores llenas de vida y en aquellos pétalos se reflejará su linda sonrisa y su largo pelo rubio.

    Flores que ya están brotando en tu vida, aromas que te llevan por la noche a levantar la mirada para encontrarte con la de Dios, con ese Dios que te espera y te ama infinitamente.

    Pía me pidió que insistiera con esto de la Confesión. “Que vuelvan a la Misa y a la Comunión de los domingos”. Me aseguró que enviaría flores de conversiones para sus amigos y que por eso necesitaban que estén cerca de Dios. Esa el la única manera, ahora, de estar con ella.

    Como te dije al comienzo, me siento amigo de sus amigos y quiero mantenerme cerca. Te pido que me mantengas al tanto de tus cosas y, que más adelantes compartas las flores que Pía irá enviando desde el Cielo.

    Un fuerte abrazo. Tu nuevo amigo, Pablo Córdoba.

  10. Por Cristina, mamá de maría Pía
    El 3 de febrero de 2006 a las 21:08

    Recién hoy, luego de más de 30 días de ausencia de Pía, estoy abriendo C.E. y sentí curiosidad por tu página Pablo; seguramente que inspirada por María Pía por cuanto antes, ella era mi conexión con la misma: me comentaba, me leía escritos, compartía-mos pensamientos, novenas, etc., etc. Así es que qui- zás haya sentido desde el cielo la necesidad de que me comunicara contigo y Qué sorpresa por Dios! Qué emoción saber de los lindos recuerdos dejados por mi querida hija; no sabes cuánto me reconforta en estos momentos en que tanto duele su ausencia…es un dolor en el alma imposible de expresar…sólo se siente y se comparte con aquellos que están en idéntica situación. La vida debe continuar, pero no es fácil hacerlo sin ella a mi lado, luego de tanto tiempo en que no nos separamos nunca…( sólo sus dos breves vacaciones con sus hermanas)..me siento feliz – dentro del infortunio que significa no verla más-por tantas muestras de amor, de cariño, de respeto hacia ella y por ende hacia nosotros…me parece increible tanta trascendencia…seguro que es don de Dios, con quien estuvo en íntima comunión durante su enfermedad…y para nosotros eso no fue en vano..nos dejó un legado que tratamos de cuidar como al más bellos jardín: nos reunimos en oración una vez a la semana, vamos a misa como ella lo quería y en su nombre rezamos cada uno diariamente…te cuento, a veces siento necesidad de estar sola para reencontrarme con Dios a través de la oración porque sé que será mediador entre mi adorada Pía y yo.. Muchas gracias por tanto afecto..un beso y hasta cuando gustes..Nuestra casa tiene las puertas abiertas para ti y tu familia. Hasta siempre!!!!!!!!!

    María Cristina, Mamá de María Pía.
    mcdruettarojo@hotmail.com

  11. Por Pablo Córdoba
    El 6 de febrero de 2006 a las 11:21

    Estimada Cristina:

    Gracias por tu valiente visita y en especial por tu alentador comentario. Me alegra saber que te haz encontrados con bellos momentos y haz recogido parte del cariño que tanta gente siente por tu hija.

    Gracias también por permitirme compartir junto a tu familia aquellos especiales momentos. Pido disculpas si en algo los he molestado u ofendido.

    Siempre pensé que el testimonio de Pía sería de gran utilidad para muchos. Ella también lo entendía así por eso estuvo dispuesta a compartir su intimidad en este sitio.

    Y, Cristo así también lo ha comprendio, por que está haciendo mucho bien a través de las palabras de María Pía. Como lo dijimos muchas veces en el hospital Él hace todo el bien, nosotros, no somos más que simple instrumentos suyos. (sonrisas de la Pía)

    A veces me entristece pensar en todo lo que planeabamos hacer juntos y que no haremos y luego sonrió al pensar, que todo lo que haríamos juntos… será nada, absolutamente nada en comparación a lo que hará la Pía ahora, acompañado de Cristo. (sonrisas Pablo)

    Tengo mucho más por decir y compartir contigo, pero el corazón no resiste y prefiero dejarlo para otro momento. Sólo pido aceptes mi agradecimiento por haber compartido el dolor de tu familia conmigo.

    Estaré siempre agradecido con Dios y la vida por la amistad que me une a la Pía.

    Será hasta pronto, Pablo Córdoba.

  12. Por Cristina, mamá de maría Pía
    El 6 de febrero de 2006 a las 22:47

    Pablo, soy Anni.. se me hace muy dificil escribir con mis ojos llenos de lágrimas… después de un mes y seis días de que Pía nos acompaña espiritualmente, me he decidio a escribir en esta página. Ante todo quiero agradecer a todos aquellos que se acercaron a dejar un comentario, es hermoso saber cuanta gente ama a mi hermana.
    Es un sentimeinto muy extraño el que siento a veces, cuando me parece que está por llegar, no sé de donde pero espero que aparezca con su sonrisa diciéndole cosas lindas a mis perras o hablándole a los pajaritos en mi casa. Estoy en su cuarto y creo que en cualquier momento va a entrar. Me siento muy apenada por tantos besos que me guardé, por tantos abrazos que no supe dar, quizá en el momento en que más los necesitó yo los escondí, esperando que llegará un día mejor para darlos… “todos los días en que uno siente abrazar, besar… amar, son el día exacto”. Yo hoy no tengo a Pía fisícamente para darle todos “mis mimos” guardados y por más que sepa que ella está acá leyendo conmigo estas palabras… no puedo regalarle todos esos momentos en que me hubiese encanatado comerla a besos.
    Yo soy las más chica, y en muchas ocasiones no he sido muy buena hermana, pero nada me sacará el amor que siento por mi hermana del alma… cuando eramos mas chicas, sí eramos muy unidas, de hecho yo quería hacer todo con ella… que ella me peinará, me vistierá y cuando fui más grande le copiaba todo. Comencé por tratar de vestirme como ella… era muy garcioso, simpre quedaba disfrazada, pero yo estaba feliz porque ella me miraba y me arreglaba y salíamos a la calle juntas, siempre yo acompañándola a todos lados. Siempre se acordaba de cuando eramos niña y de lo pegotona que era con ella. Nunca dejé de sentir ese amor inmenso, quizá fueron esas estupideces de adolescente que te llevas el mundo por delante, o yo por lo menso era así. Me molestaban muchas cosas de ella, hasta que un día hablamos mucho, hace 3 años, y me contó que ella lo único que quería era cuidarme, que si se ponía pesada era poque tenía miedo de que me pasara algo malo. Siempre fue mi modelo, yo quería ser como ella, la admiraba en todo, y realmente es una persona para admirar!. Eso ella lo sabe, yo se lo escribí en una carta, cuando estaba muy mal, antes de enfermarse, ella lloraba mucho por una aflicción y yo le dije que no podía estar así, era mi modelo a seguir, que ella era fuerte y debía seguir la vida por motivos que realmente valgan… y si me lo demostró… a todo el mundo le demostró lo fuerte que es y las ganas de vivir que tenía, y sus grandes motivos: ella, su familia y sus ahijados!. Hoy sigue viva, solo que de un modo muy difícil de comprender, es una dimensión desconocida y sólo la FE te mantiene en pie…
    Pablo quiero agradecerte las palabras reconfortante que nos has dado, a mí y a toda mi familia… gracias a todos los que nos apoyan y están con nosotros incondicionalmente…
    Anni
    anniared@htomail.com

  13. Por Pablo Córdoba
    El 8 de febrero de 2006 a las 15:26

    Ani, la más pequeña, mi protegida:

    Es una alegría recibir tu visita y saber que pese a tanto dolor tienes ánimo para escribir. Eso habla de que estás haciendo bien tu duelo y de que tienes un corazón valiente.

    Nada de tristeza por las cosas que no hiciste anteriormente, nada de desánimo por lo que no pudiste hacer. ¿Quién te dijo que el tiempo del amor se acaba? Todo lo contrario… “Solo el amor perdura”

    Eres jóven y tienes mucho por delante, mucho por vivir y mucho amor para dar. Estoy seguro que hay cosas que Pía no pudo realizar y que vos las vas a realizar. Sé que harás muchas cosas buenas en tu vida, mucho más de las que ahora imaginas.

    Veo que tu corazón está lleno de preguntas y muchas de ellas aún no encuentran respuestas. Yo quiero invitarte a leer el libro n°3 ¡Seguí Remando! hasta superar el dolor. Ese fue el libro que me unió en amistad con tu hermana.

    Después de haberlo leído llamó a Radio María y comentó al aire que en ese libro ella había encontrado las respuestas a las preguntas que le había hecho a Dios cuando supo de su enfermedad.

    Pía nunca supo lo bien que me hizo su comentario. A mí también me quedaron cosas por decir, por eso comprendo tus sentimientos.

    Me parece que el libro te ayudará a encontrar alguna de tus respuestas.

    Me quedan muchas cosas por decirte y ya me gustaría tener tiempo para compartirlo con tu familia por eso te invito a que vuelva a visitar la página y digamos conversando cuando así lo dispongas.

    Como te dije al comienzo, sos la más pequeña, mi protegida. Y recuerda que el en Dios, sólo se encuentra el verdadero consuelo. Por eso no dejes de ir a Misa y de rezar tu rosario diario dentro de lo posible.

    Tal como me despedía de la Pía, te digo. El cariño de mis hijas, Pablo.

  14. Por Armando
    El 18 de febrero de 2006 a las 11:51

    Hola a todos,yo no conoci a Maria Pia,pero luego de leer sus escritos y conocer sobre su vida me animó a escribir lo que siento.
    He leido con suma atencion todos los comentarios de las personas que la conocieron inclusive sus familiares mas cercanos y no creo que haya un remedio inmediato para el dolor por su pérdida,pero lo que si quiero destacar es lo que yo leo en sus escritos en esa etapa muy dificil de su vida y es un regalo para todos nosotros,que vivimos como ella hasta que descubrio su enfermedad,M.Pia nos queria dejar algo,era el cambio de mentalidad,dejar aquellas preocupaciones vanas y empezar a entender o a vivir donde esta lo esencial para nuestras vidas,ella lo descubrio tarde y lo testimonia en su “carta a mi niña interior”y se replanteo el sentido de su vida a partir de ahi,talvez sea su legado mas importante para todos nosotros,no solo que lo leamos,sino que hagamos ese pacto con nuestro niño interior como lo hizo ella para enfrentar la adversidad,talvez pienso que es lo que ella quiere para nosotros y me parece que una manera de honrarla seria tomar su legado no,como una experiencia de otra persona,sino hacerla propia en nuestra carne,ella encontro alivio y talvez mas en ese replanteo,por ultimo no creo que haya que estar en una situacion limite para hacer ese replanteo,es ahora en nuestras vidas tal como estan,M.Pia es un ejemplo para los que la conocieron como para los que no la conocimos,tomemos su regalo con alegria.

    Armando – Argentina
    armando_bzavaleta@yahoo.com.ar

  15. Por Pablo Córdoba
    El 5 de abril de 2006 a las 20:39

    Nombre: maría del carmen
    E-mail: mary1@net.zzn.com
    Fecha: 04/04/2006 18:16:58;

    Hola Pablo: Ud. no me conoce pero yo me alegré de haber encontrado esta página, ES UN MILAGRO DIVINO, seguro que mi queridísima PIA hizo algo para que yo la “reencontrara”; estoy emocionadísima, leía uno y otro artículo sobre mi adorada amiga en la distancia y mi corazón quería saltarse. Conocí a María Pía a través de Radio María -la que escuchaba por internet- de ahí busqué su correo electrónico y empezamos una hermosa amistad, yo soy argentina pero vivo en España; la distancia no pudo con nosotras, nos mandábamos el corazón en cada correo, aprendí tanto tanto de ella, me sentía tan miserable quejándome de mi cruz y, ella, en cambio se mostraba fuerte y confiada en nuestro Señor; de repente al pasar un par de días sin tener noticias de PIA empecé a inquietarme, pedí la ayuda de una señora de Córdoba por si se hubiera mudado, esta persona me dijo que sí, pero la realidad era otra; me sentí muy mal cuando me enteré de la noticia, y peor aún por no encontrar el teléfono d! e sus padres, con los que hablé una vez estando nuestra dulce amiga con vida, ahora desearía contactar con ellos, darle una palabra de aliento,pero no tengo forma de hacerlo, si Ud. tuviera ese número se lo agradecería enormenente. Si no puede ser no se preocupe. DIOS LE BENDIGA AMPLIAMENTE, AHORA QUE ENCONTRE ESTE HERMOSO SITIO, LO VISITARE ENCANTADA. UN RESPETUOSO SALUDO, maría del carmen garcía – España
    E-mail: mary1@net.zzn.com

  16. Por Pablo Córdoba
    El 5 de abril de 2006 a las 20:40

    María del Carmén:

    Entiendo como estará tu corazón. Tú no me conocías pero yo sí sabía de tí y del entrañable cariño que sentía Pía por tu persona. Tal como tú lo describes en cada mail ponía el corazón.

    Te cuento que tuve la gracia de visitar a Pía en sus último días. Ella me pidió que me la despidiera de sus amigos de Radio María y así lo hice. Le envié un mail a Florencia. Yo no sé si lo pasaron al aire. Te invito a que te comuniques con ella y le pidas una copia o que lo repitan.

    Yo creo que lo mejor sería que lo vuelvan a pasar. Sé de mucha gente que encariñada con Pía, le pasa como a tí, no sabe que ha sucedido con ella y, les será muy grato reencontrarse con su mensaje de despedida.

    Ahora tienes una amiga en el Cielo y, un nuevo amigo en Córdoba. Los amigos de Pía, ahora son mis amigos así que será un gusto seguir en contacto contigo.

    Estoy muy feliz de que mi sitio haya sido el lugar de encuentro entre tu corazón y el de María Pía. Yo también la echo de menos y aún me duele el corazón cuando la recuerdo.

    Pablo Córdoba.

  17. Por Pablo Córdoba
    El 8 de abril de 2006 a las 11:20

    GRACIAS AMIGO
    Muchísimas gracias por haberme respondido, gracias por ofrecerme amistad, algo tan preciado. Pienso que no fue una casualidad, fue ELLA, NUESTRA MARIA PIA, quién hizo que encontrara yo tu página, pensé, de verdad, que el corazón me iba a estallar, latía tan fuerte cuando vi su nombre, por un momento pensé que no se había ido, y en realidad no lo ha hecho, está en nuestro recuerdo, en nuestro corazón; pero todos querríamos tenerla como siempre; no me hizo falta conocerla en persona para saber que estaba ante alguien especial, un ángel, una luchadora, un EJEMPLO. Y a veces me revelo, que Nuestro Señor me perdone, si lo hago, me olvido un ratito que hay que aceptar los designios de Dios, y es ahí cuando digo ¿PORQUÉ?, ese vacío no se llenará jamás; un día soñamos juntas con el momento en que pudiéramos conocernos, si hasta había mencionado la posibilidad de viajar a España, pero…….. no pudo ser. Bueno no quiero aburrirte querido AMIGO, MUCHISIMAS GRACIAS POR TODO, QUE DIOS TE BENDIGA.

    María del Carmen – España. mary1@net.zzn.com

  18. Por Carolina
    El 3 de mayo de 2006 a las 11:52

    Me llevó mucho tiempo escribir esto y todavía no estoy muy convencida de hacerlo, menos cuando no se acepta una muerte, esta muerte….
    Conocí a María Pía hace muchos años, doce aproximadamente…..IMPACTANTE!!!!! idealizada por mi, respetada, inalcansable, me hizo enojar, me hizo entenderla, me dió confianza, me hizo quererla…con el tiempo me di cuenta que así era ella , SENTIMIENTOS y así llegaba a la gente, así llegó a mi vida.
    Pasó el tiempo y la vida en algún punto nos convirtió en semejantes, justo donde personas sensibles al amor se vuelven “vulnerables al perderlo”y nos tendimos la mano, pero sobre todo ella se convirtió en algo parecido a mi PROTECTORA, me cuidó me dió fuerzas, todavía aún cuando su esa enfermedad ya estaba instalada en su cuerpo y muy avanzada….así era María Pía.
    No logro entender su muerte, no la acepto, me da bronca, también se que de esta manera no sufre pero el egoísmo de necesitarla no alivia mi alma.
    Como dije, me da bronca, la extraño, la NECESITO!, la idealizo, me hace enojar, me hace recordar, reir, llorar, la quiero mucho, mucho…….ASI ES MARÍA PÍA.

    Carolina
    Pablo, Corina………… simplemente gracias.

  19. Por celeste
    El 13 de julio de 2006 a las 20:00

    como explicar todo lo que siento al escribír esto: ani, cristina(mamá de Pia y hermana), se lo duro que es este tiempo, yo lo estoy pasando por la persona más importante de mi vida y por la cual conocí a Pia, es decír Stella mi Mamá. Me parece mentira que un día como hoy en el 2005 hablaba con Pia de como hacer, que decír, a donde recurrir, le decía a Pia todo lo que temía, y ella con toda su buena onda y muchas pilas creyendo en los milagros me llevó a creer que era Dios vestido de una amiga que me ayudo a llevar el terrible dolor por 5 meses despues del fallecimiento de mi mamá. Ese día en que recibí el mensaje del fallecimiento de Pia le hable por telefono, hable con su hermana, le dí mi más profundo pesame y me fuí a despedirla con mi mamá e el lugar donde descanza en paz su cuerpo, desde alli la despedimos. Reze mucho, sentía tantas cosas por dentro, tantas emosiones que es inexplicable con palabras. Un mes despues perdí por un asalto mi celular y perdí los contactos. Ellos Saben que como yo toda mi Flia están con ellos, ahora desde el jardín más bello ellas me ayudan en lo que les pido. Saben estoy segura que mi mamá conoció a Pia para tener allá una amiga maravillosa. Dios que increíble historia ni siquiera me alcanzan los dedos ni el tiempo para escribír todo lo que siento es allá. pero tengo la certeza la plena certeza que ellas y sus bellas sonrrisas estan en todo momento. Nuestro AMOR por ellas están en cada palabra, acto, horación, flia, etc. Juntos un Día Estaremos EN LA MESA QUE PIA ME DESCIBIA QUE COMPARTIREMOS CUANDO TODOS ESTEMOS ALLÁ. EN EL CIELO, EN EL PARAIZO, EN DONDE ELLAS SE MERECEN: ESTAN ESPERANDONOS, ALGUN DIA COMPRENDEREMOS, BESOS CELETE

  20. Por Anni
    El 14 de septiembre de 2006 a las 23:25

    Pasa el tiempo y aún no encuentro consuelo… parece que cada día que pasa es peor… y siento que ya no doy mas de fingir, porq es lo que hago todos los días (y ahora es cuando me emerge esa imponente necesidad de insultar!!).. hace 2 días fue mi cumpleaños.. creo, el día mas doloroso del año… no dejo un minuto del dia de pensarla y extrañarla…se me hace mas difícil con el pasar del tiempo… porq la espera me esta agotando la paciencia… es un sentimiento raro de creer q se fue y ya va a volver… a veces siento que no entiendo que pasó y que no creo lo que pasó… es muy raro, me siento muy mal.. tengo miedo de dejar de sentir dolor…no creo, pero aveces nada me duele, nada me afecta porque no quiero saber nada de cosas dolorosas, tristes y cuando las siento cerca.. escapo…les huyo!! no quiero llegar un día y encontrarme con que me robé la sensibilidad… no quiero que la felicidad me sea una utopía ni que la humildad sea opacada por una pseudo fortaleza de que “todo lo puedo”… tengo miedo a que la indiferencia se apropie de mi ser y me valga de ella para seguir con este viaje…

    Sufro mucho su ausencia…y mucho me culpo por cosas que hice mal, y no se como sacarlas de mí, no tengo a mi Pía enfrente para charlarlas y ese infernal sentimineto de ausencia no me dejan dormir y me tienen en pie cada día torturando mi corazón, se me contrae y me aprieta el pecho en un desgarro incomparable que me deja sin aliento y ni siquiera tengo la fuerza de dejarlo manifestarse frente a mis pares, prefiero sientan q estoy bien antes de que me vean mal…

    Creo que esta carta, han sido como mi terapia de descargo…no me sale hablar con nadie de lo que me esta pasando..pero parece que es mas fácil escribirlo y bueno…no sé, me siento basatante aturdida… así mismo, infinitas gracias!!.. porque estas ahí.

  21. Por Pablo Córdoba
    El 24 de septiembre de 2006 a las 23:37

    Anita me pidió que no publicara esta carta o comentario ya que no quiere sumar más preocupación a su familia. Le dije que me parecía bueno publicarla. Le di mis razones y cambió de opinión, por eso está publicada.

    Y decidí publicarla por que sé que mucha gente de gran corazón visita esta página. Sé que mis lectores son personas de fe y que también han sufrido o están sufriendo… y también sé que de esos grandes corazones pueden salir palabras de aliento para Anita.

    Palabras sencillas, modestas, del corazón, que pueden ayudar a este joven corazón dolido. Anita es una joven llena de vida, que fue tomada por sorpresa por esta partida y que ahora no encuentra consuelo. Te diría casi una niña que no encuentra respuestas y necesita palabras cristianas que despierten la esperanza en ella.

    Te animo a que reces por Anita, y en especial te pido que le dejes UN COMENTARIO con una palabra de aliento. Estaré muy agradecido, Pablo Córdoba.

  22. Por María del Carmen
    El 25 de septiembre de 2006 a las 8:17

    Querida Anita:

    Como no entender tu mensaje criatura, un dolor desgarrador siento yo por la pérdida de esta AMIGA, por este SER HUMANO EJEMPLIFICANTE, POR ESTA DULZURA HECHA PERSONA, si yo que no la conocía en persona (que sólo pude tratarla via correo electrónico) siento por ella un cariño inmenso, una gratitud enorme por ser así como ES; si mi querida amiga, COMO ELLA ES, pues sigue entre nosotros, físicamente no pero espiritualmente está a vuestro lado y al lado de todos los que tanto la queremos, TEN FE EN DIOS ANI, EL TE DARA FORTALEZA para sobrellevar estos duros momentos, y sobre todo PENSA: PIA NO ESTARÁ CONTENTA DE VERTE SUFRIR, ALEGRATE QUE ELLA ESTÁ CON DIOS, EN EL PARAISO, DONDE ESTÁN LAS ALMAS PURAS. Te confieso que cuando me enteré su partida me sentí morir, me faltaba todo, no podía entenderlo ni asimilarlo, aún me cuesta hoy en día, pero hay que intentar cambiar mi querida amiga, porque a ella -que está viéndote- no le gustará que sufran sus seres queridos.
    Acá tenés a una amiga, escribime todas las veces que quieras, estaré encantada de responderte. Dale un fuerte abrazo a María Cristina y a toda tu familia.
    TE QUIERO MUCHO
    QUE DIOS Y LA VIRGEN LES ACOMPAÑEN
    UN GRAN ABRAZO desde España.

  23. Por Armando
    El 25 de septiembre de 2006 a las 23:26

    Carta a Maria Pia

    No se preocupe señor lector,si he leido la historia,como asi tambien carta a mi niña interior,y es precisamente por eso que deseo escribirle a Maria Pia,porque ella esta viva en nuestros corazones,cada vez que nos emocionamos al recordar su valor y su entereza para afrontar, o mejor dicho convivir con,como a ella lo llamaba,”el huesped”.La verdad es que cuando comence a frecuentar la pagina no sabia de lo grave que era tu situacion Maria Pia,me hubiera gustado intercambiar opiniones con vos sobre diversos temas,tus escritos son simples como para llegar al corazon de cualquiera y a la vez tienen tanta esencia y tanta vida…pero voy a ir al grano,hace ya varios dias me anda dando vueltas en la cabeza recuerdos y añoranzas de mis 12 años,y se repiten una vez tras otra,y rebobino como si se tratara de una pelicula de mis expectativas, de todas las promesas que me hice cuando salia de mi niñez para encontrarme con la adolescencia y el mundo,¿sabes que Maria Pia?Hoy quiero contarte que yo le fui fiel a ese niño que me confio su futuro,hace unos años atras,confieso que a veces lo administre mal y tuve que pagar por ello pero no olvide su esencia,no se como vos llegaste a plantearte ese pacto con tu niña interior,lo que si se, es que hace aproximadamente 18 años que ese niño me estaba pidiendo por ser lo que hoy soy,y se que no lo defraude,tambien te quiero decir como talvez te lo haya dicho tu niña,que no importan los resultados,lo que importa es el alma que se pone para mantenerse fiel a ese niño o niña que fuimos,quiero decirte que hoy no padezco de ninguna enfermedad,pero si pase por varias y de las peores,por eso entiendo de tu sensibilidad cuando abordas los temas que abordas,necesitamos aferrarnos a algo o alguien,es tan fuerte lo que padecemos que solo algo sobrenatural puede explicarlo o puede ayudarnos,talvez le deba mi fe a todos esos dolores que vos tambien sabes no son solo fisicos sino tambien del alma,eso lo sabemos vos y yo,como tambien sabemos que mientras mas grande es el dolor mas grande es nuestro apego hacia Dios,te confieso que por un pelito no me toco estar donde vos debes estar ahora,se que tranquilamente podria haberme pasado,peroDios decidio que yo me quedara,no se muy bien porque me hizo pasar por tantas cosas y despues de golpe me dijo:ya sos libre de todas las cosas que antes te mortificaban,podes hacer lo que quieras;y despues de mucho andar encontre al projimo y te encontre a vos ,con muchas semejanzas en nuestras vidas o a las conclusiones que llegamos en ellas,por ultimo como corolario Pia,si me permitis(ya que vos lo recontras sabes tambien),dejame decir que mucho vale nuestro sufrimiento si lo sabemos convertir en amor hacia Dios.
    Con el cariño de siempre,Armando.

  24. Por Pablo Córdoba
    El 26 de septiembre de 2006 a las 9:51

    Pablo, mi querido amigo:

    Gracias debo darte yo por permitirme expresar mis sentimientos, por
    darme la oportunidad de comunicarme con la hermanita de nuestra
    querida PIA, y por que no, CON PIA TAMBIEN, ella está con la dulce
    esencia de su alma acariciando nuestros corazones, mitigando nuestro
    dolor; dolor que cada día es más hondo -no puedo negarlo- y me
    parece estar bajo los efectos de una pesadilla. Pero es una realidad
    que, aunque cueste mucho, hay que aceptar.
    Un gran abrazo mi querido Pablo, y FELICITACIONES por la bonita
    pagina que tienes.
    Con mucho cariño,
    mari

  25. Por Maria Eugenia
    El 9 de enero de 2007 a las 13:22

    Se me hace muy dificil escribir algo pero es mas dificil llevarlo dentro mio y no compartirlo.
    Les voy a contar una historia, una historia donde la protagonista es Maria Pia…
    Nosotras nos conocimos a los 16 y compartimos muchas cosas juntas, muchos momentos, emociones, sentimientos, verdades…nos conociamos por dentro,podiamos ver nuestras almas, ella siempre se mostro espontánea, natural, autentica, siempre tenia la palabra justa, la mirada precisa, el silencio oportuno, ella lo tenia todo, ELLA ES UNICA!

  26. Por Mariú Giorgis
    El 9 de enero de 2007 a las 18:05

    Una Amiga Ausente…

    Hola, soy Maria Eugenia y voy a continuar con esta historia…Como dije anteriormente con Pia nos hicimos muy amigas, yo a los 16, ya estaba transitando el camino de la anorexia, bulimia y una marcada adicción a las anfetaminas.

    Siempre me caracterice por ser muy insegura, obsesiva (propio de la patologia) y cuando estaba con Pia todos esos rayes mios desaparecian, yo sentia que ella me aceptaba tal cual era, no necesitaba fingir para tener su aceptacion…

    Por esas cosas de la vida me mude y nos empezamos a alejar, yo me empece a alejar, yo no supe cuidarla, no supe mantener nuestra amistad…

    Mi anorexia no solo se ocupó de que perdiera peso, sino que me hizo perder cosas mas importantes, momentos inrecuperables, algun amor, amistades…

    Asi vivi por mas de 10 años, metida en mi mundo anoréxico, sin tener registro alguno de lo que pasaba a mi alrededor…

    Llego asi el final del 2005, y la terrible noticia que Pia se habia ido (perdón pero no se como decirlo).
    Me detuve un instante, casi inmovil, lo que estaba pasando no podia ser cierto!

    Jamás pense que algo asi tenia que suceder para que mi cabeza hiciera un click…
    El dolor me inundó, fue como una cachetada del destino, no entendia porque Dios habia elegido a Pia, una persona llena de vida, llena de amor para dar, rodeada de afectos…

    Pia se fue dejandome una lección, yo no estaba aprovechando la oportunidad de vivir que Dios me estaba dando, yo me estaba matando de a poco.

    Asi fue, que con ese gran dolor, esa angustia, impotencia y mucha verguenza, empece un tratamiento para trastornos alimentarios y adiccion a las anfetaminas.

    Ya paso un año, dentro de poco me otorgarán el alta médico, mi vida cambio por completo, de a poco me he ido reencontrando conmigo misma, que en alguna parte del camino deje abandonada…

    Hoy he vuelto a creer en mi.

    Hoy se que puedo llevar adelante lo que emprenda, hoy soy capaz de alimentar una relacion, mantener viva una amistad…hoy puedo levantar el telefono y pedir disculpas…pero hoy…mi amiga no está.

    Hoy quiero que Pia sepa que siempre la quise, siempre pense en ella, que cada tanto releia sus cartas, miraba nuestras fotos…tambien quiero pedir disculpas a Oscar, Anni, Cris y a los padres de Pia…por mi comportamiento tan mezquino, tan ausente, tan enfermo…

    Gracias a quien hizo posible este espacio, ya que es una manera de estar junto a Pia.-

    A mi amiga que siempre estuvo presente, de una amiga ausente!

  27. Por leonardo
    El 22 de junio de 2008 a las 16:16

    yo tambien conoci a Maria Pia…….. a no? pero nada que ver era otra maria pia……. esta está viva.

  28. Por victoria
    El 4 de agosto de 2008 a las 12:59

    No se… leo y realmente no se que pensar, es un dolor muy grande y de verdad no sana, no tengo el alma preparada para olvidar o calmar tanto sufrimiento, es facil hablar, pedir perdon, pero es muy dificil de entender, solo espero que este bien y sobre todo feliz…..donde sea que este.

¿Y a ti qué te parece? Deja tu comentario y participa de los Regalos mensuales.



Para recibir respuesta de Pablo Córdoba, en tu casilla de e-mail.


Puedes seguir los comentarios de esta entrada a través de RSS 2.0.

 

Copyright © 2011 Pablo Córdoba - All Rights Reserved

Entradas (RSS) y Comentarios (RSS)

Theme desarrollado por Manifesto para WordPress.org