Mi LinkedinMi TwiterMi FacebookRSS de las notas
Pablo Córdoba, tu amigo escritor.
Pablo Córdoba, tu amigo escritor.

 

La familia tenía un lugar especial en la Escuela. Inclusive se la celebraba su fiesta con un “almuerzo a la canasta”.

Los abuelos iban a contar cuentos y los padres participaban de una hora de juegos para celebrar su día en la escuela.

Las madres se encargaban de organizar la quermés, de adornar la Capilla y de comprar los regalos para el día del maestro.

Después de todo, no hacían más que cumplir con el estatuto del colegio y honrar su nombre: “Sagrada Familia”.

Pero murió el viejo rector y el director que lo reemplazó, convocó a una reunión de padres y les comunicó que había llegado el momento de democratizar la institución y de adaptarla a los tiempos que corrían.

Sus premisas fueron: no discriminar y lograr la participación de todos, para conseguir así, una escuela democrática e inclusiva.

Entonces, una mujer recientemente separada, propuso no celebrar más el día del padre para evitar que su hija sufriera porque su “ex-marido”, seguramente no desearía participar más del evento.

Otra, propuso sacar la quermés así ella, no debía dejar de atener su negocio, para participar de la misma. Moción que celebró un grupo de padres muy ocupados que preferían aprovechar ese tiempo para descanzar y quitarse el strees de la semana.

No faltó un papá evangélico que pidió se suspendieran las Misas, por que eso era discriminatorio para sus hijos.  Ni un papá agnóstico que pidio sacaran las imágenes religiosas para que no se viera amenazada la libertad religiosa y opinó que, sería conveniente, que la clase de religión fuera reemplazado por una donde se enseñaran valores.

Sobre el final de la junta, una mamá con voz nerviosa, pidió que los niños no corrieran más el patio, para que su hija minusválida no sufriera al ver correr a sus compañeros. Idea que todos asintieron con una conmovida sonrisa.

Sabiendo que al comienzo se ofrecería resistencia, el director ordenó implementar los cambios de inmediato. Y dió a entender que, quienes se opusieran, lo haría por ser católios fundamentalistas y poco democráticos.

Al tiempo de la implementación de las reformas del progreso: los abuelos no volvieron a la escuela y se dejó de festejar el día de la familia. Nadie corría en los recreos. La quermés no volvió a funcionar y la Capilla se convirtío en una preciosa sala de convenciones.

Pasaron los años y, cuando un alumno de los más pequeños preguntó: por qué el Colegio se llamaba Sagrada Familia, ningún adulto supo que contestar.

 

Pablo Córdoba.
Tu amigo escritor



Después de las tormentas siempre llega la calma. Luego del sufrimiento, el consuelo; esa paz que en los momentos de angustia uno tanto añora. ¡Sé paciente! No desespere, ¡siempre llega!

Tras el paso del arado, la tierra se renueva. Luego de la molienda, el grano se hace harina. Después del trapiche, la uva se convierte en vino. Parecido ocurre con el dolor: es arado que produce fertilidad, molino que purifica y trapiche que transforma.

Cuesta asumir el dolor, superarlo y hacerlo propio. Pero el perfume de su flor… ¡bien vale el esfuerzo! ¿No te gustaría sentir su aroma?

Esta mini-reflexión fue tomada del libro: “Cómo Ser Feliz en tu Vida”. Una historia atrapante, donde te encontrarás cara a cara con la Felicidad y a través del protagonista, le podrás hacer aquellas preguntas que siempre quisiste hacer sobre la felicidad. Pero mejor, comienza ahora mismo a leer el libro, haciendo clic aquí.




Estracto del libro: Cómo darle Sentido a tu Vida

Y tú, ¿para qué vives? ¿Cuál es el sentido de tu existencia? ¿Cuál es tu Misión en la Tierra?

Debes llegar a comprender el verdadero sentido de tu vida. Cuando lo descubras y lo abraces, todo te resultará más sencillo y; aunque nada haya cambiado: lo verás todo distinto, con los brillos propios de un nuevo amanecer.

Me he pasado la vida afanado por cosas materiales y vacías; deseando solo tener más y más, sin detenerme a pensar en el para qué de mi existencia ni hacia dónde encaminaba mi vida.

¿Cuál es tu misión? No me refiero a si serás o eres médico, abogado, productor, millonario o exitoso… sino al motivo de tu existir. ¿Lo quieres encontrar? Sigue leyendo que descubrirás el maravilloso sentido de tu vida.

¡Confío en ti! ¡Sé que lo encontrarás. Muchos que escucharon esta historia ya lo han encontrado y hoy son muy felices, ¡viven una vida a pleno como la que pronto estarás viviendo tú.

No tengas miedo. No te dejes atormentar por nubes amenazadoras que solo existen en tu mente y en tus recuerdos. Con la ayuda de Dios y con paciencia, superarás todas las situaciones que te agobian.

Si quieres puedes seguir leyendo haciendo click aquí

 

Hoy estuve leyendo y viendo la página http://www.pablocordoba.com/

Me agradan las frases, reflexiones y cartas, inclusive le mostré a un compañero de trabajo parte de esto. Además que está digerible la lectura eso es muy agradable.

Lilia – México

Un exitoso, frustrado

por Pablo Córdoba

Fuimos compañeros de la escuela primaria y, pese al tiempo transcurrido se mantiene una cariñosa amistad. Nos encontramos en la puerta de la entidad financiera. Hoy es el gerente de una de la áreas del banco.

-Llevo un tiempo separado de mi esposa -me dijo cuando le pregunté por su familia. Mis hijos están con ella. Los veo poco. “He cambiado calidad por cantidad”.

Yo no salía del asombro. Un hombre que lo tenía todo: esposa, hijos sanos, una bonita casa y un auto moderno… y ahora no tenía nada.


-No es por justificarme pero, a los profesionales de tiempo completo nos pasa lo mismo: nos quedamos sin familia.

-¿Pero estás loco? ¡Serás un profesional frustrado! -le dije con tono de preocupación.

-No puedo hacer otra cosa. Mi esposa me pidió que me fuera de casa. Asegura que no me quiere más… que me quiere, pero que no me ama… ¿Qué más puedo hacer?

Puedes recuperar tu esposa, tu matrimonio, tus hijos… tu familia.

-Hice todo lo que pude. Hice terapia, voy a Yoga… Bajé quince kilos… pero ya estoy mejor. Rento un apartamento y llevo los niños a la escuela. ¡Ya estoy bien!

-Yo ayudo a otros esposo en situación similar a recuperar sus matrimonios. ¡Es posible! ¡Esas situaciones tienen solución! ¡Muchos lo han logrado!

-Es tarde -me dijo en tono de sentencia. Estoy por iniciar los trámites de divorcio…

-¿Por qué?

-Porque debo cambiar el automóvil -fue su respuesta-. Frente a esa “respuesta” yo me quedé sin palabras… ¿Romper el matrimonio, para vender el coche?


Pablo Córdoba.

Página 20 de 99« Primera...10...1819202122...304050...Última »
 

Copyright © 2011 Pablo Córdoba - All Rights Reserved

Entradas (RSS) y Comentarios (RSS)

Theme desarrollado por Manifesto para WordPress.org